martes, abril 11, 2006

BATMANÍ


Al fin y al cabo, ser el guardian de la noche no distaba tanto de su anterio trabajo de segurata en aquel minúsculo supermercado de Butterfly Street.
Quizás fué la capa lo que le convenció de que sería un buen cambio, pues nunca tuvo una pese a pedirla insistentemente Navidad tras Navidad. Sus padres ni eran ricos, ni buena gente, ni murieron...eso solo eran patrañas.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal